Convocatoria: “Antipasto” para el V Encuentro

“Ningún otro país tiene esta oportunidad de la misma manera que la tiene Estados Unidos. ¡Estemos a la altura a las circunstancias!” – Carl Anderson

Convocatoria: “Antipasto” para el V Encuentro

Por Alejandro Orbezo
Para Today’s Catholic

Carl Anderson al dirigirse a la audiencia durante la Convocatoria de Líderes Católicos que se llevó a cabo del 1 al 4 de julio.
Carl Anderson al dirigirse a la audiencia durante la Convocatoria de Líderes Católicos que se llevó a cabo del 1 al 4 de julio.

“¿Y qué hay del Encuentro?,” cuestionó el Cardenal Timothy Dolan a sus hermanos Obispos en su asamblea de la USCCB en Baltimore, en noviembre del año pasado. Así comenzó a explicar la Convocatoria de Líderes Católicos que tendría lugar en Orlando, Florida, en julio de 2017. “¿Esto va a comprometer aquello? Au contraire”, dijo. “La Convocatoria va a ser un gran antipasto para el Encuentro del próximo año. Va a preparar la mesa para (y pienso que vamos a dejar la Convocatoria aún más animados para) el Encuentro”. Se refería al V (quinto) Encuentro Nacional de, un itinerario de de comunión, consulta y evangelización que responde tanto al mismo tema de la Convocatoria, es decir el llamado del Papa Francisco a anunciar La Alegría del Evangelio en Estados Unidos, como a la evolución demográfica de la Iglesia en el país. El Proceso del V Encuentro ya está teniendo lugar en parroquias, movimientos eclesiales laicales, escuelas y universidades, y otras organizaciones católicas en todo el país. Después de que se viva en las parroquias, la Arquidiócesis de San Antonio tendrá su Encuentro diocesano el 30 de septiembre. Luego habrá 14 eventos regionales en todo el país y finalmente habrá un Encuentro Nacional del 20 al 23 de septiembre de 2018, con el objeto de identificar mejores prácticas para renovar la pastoral, guiados por el Espíritu Santo.

 

El desafío es enorme y es mucho lo que está en juego. Más de un conferencista citó al Papa Francisco diciendo que “no vivimos una época de cambio sino un cambio de época”. Además del cambio cultural mundial que da cuenta de esto, la Iglesia en Estados Unidos ha experimentado una tremenda transformación demográfica en el último medio siglo. El Dr. Hosffman Ospino, primer orador principal en la Convocatoria, explicó que “los católicos blancos euroamericanos han disminuido en proporción del 85% al 50% en 50 años”. Esto se suma al hecho de que “alrededor de una cuarta parte de todos los católicos en Estados Unidos son inmigrantes”, “los hispanos representan el 71% del crecimiento de la población católica en Estados Unidos desde 1960” y “aproximadamente el 60% de todos los católicos menores de 18 años son hispanos”. Estas estadísticas apuntan a una Iglesia de Estados Unidos en proceso de diversificación, lo cual es maravilloso. Sin embargo, un cambio más preocupante es el crecimiento de la no filiación religiosa de 3% a 25% en los últimos 26 años. Unos 14 millones de hispanos en Estados Unidos ya no se identifican como católicos.

Ese escenario sombrío, no obstante, realmente se encontró con la alegría del Evangelio durante esos cuatro días, del 1 al 4 de julio, en Orlando, donde una audiencia diversa de más de 2500 líderes católicos adoraron juntos a Dios, participaron en numerosos talleres y escucharon a muchos conferencistas estupendos. Nuestro propio Arzobispo Gustavo García Siller, de San Antonio, arrancó lágrimas de alegría a muchos al invitar a todos los presentes a confiar en Nuestra Señora de Guadalupe, dando testimonio de como él mismo fue traído a este mundo por su intercesión.

Ponentes de la talla de los Cardenales DiNardo, Dolan, O’Malley, Tobin y Wuerl, así como varios Arzobispos, Obispos, profesores de renombre y líderes de importantes organizaciones católicas también encendieron corazones y enriquecieron las discusiones. Fue emocionante ver que incluso algunos Arzobispos, como el Nuncio Apostólico Christophe Pierre, participaron en pequeñas discusiones de grupo con jóvenes líderes laicos, todos tratando de descifrar mejor los signos de los tiempos y las mejores formas de convertirlos en oportunidades para la nueva evangelización. Por ejemplo, el Padre Mike Schmitz, de Duluth, Minnesota, comparó el desafío que representan hoy los medios digitales con la invención de la imprenta en el siglo XV y la Biblia de Gutenberg, ya que hasta entonces las Escrituras siempre habían sido leídas ante las asambleas. Invitó a los oyentes a recuperar la vanguardia de la belleza a través de las artes, que alguna vez perteneció a los católicos, ahora a través de las tecnologías digitales, con el propósito de anunciar el Evangelio. Y el Cardenal Tobin preguntó a todos los participantes: “¿Qué tan buena es tu visión periférica?”, en referencia a la invitación del Papa Francisco a salir a las periferias, empezando por ver a las personas que otros pasan por alto.

Como compartió Lucía Luzondo, una de los miembros de la delegación de San Antonio en la Convocatoria: “Fue motivo de alegría ver a líderes clave de la Iglesia de Estados Unidos unidos dialogando sobre el llamado del Papa Francisco a la Iglesia Universal, en Evangelii Gaudium, para recordar que todos nosotros los bautizados, en virtud de nuestro bautismo, tenemos un llamado al discipulado misionero que nos impulsa a encontrarnos con los que están fuera del abrazo de la Iglesia, que necesitamos hacerlo primero, que debemos escuchar sus esperanzas y sueños, acompañarlos y llevarlos de regreso al corazón de la Iglesia”.

Las esperanzas se elevaron cuando el señor Carl Anderson, Caballero Supremo de los Caballeros de Colón, dijo: “No hay otro país católico en el mundo que tenga la diversidad que tenemos en Estados Unidos. ¡Tenemos una oportunidad fabulosa! Si acertamos, si somos capaces de escuchar a las diferentes comunidades étnicas y nacionales que oran junto a nosotros en Estados Unidos… ¡tenemos el potencial de hacer algo fantástico para el futuro del catolicismo en el mundo! Y ningún otro país, ningún otro país tiene esta oportunidad de la misma manera que la tiene Estados Unidos. ¡Estemos a la altura a las circunstancias!”

Maribel Silva, Jefa del Departamento de Ministerios Pastorales de la Arquidiócesis de San Antonio, compartió cómo los cuatro días de conferencias y sesiones en la Convocatoria proveyeron abundante material para reflexionar. “Sin embargo, lo que resonó en mi alma”, dijo, “fueron los tres temas: conversión (apertura y cambio de corazón), conexión (inclusión y acompañamiento) y cobertura (audacia y autenticidad). Como líder de la Iglesia, buscaré maneras para incorporar estas piedras angulares a mi vida personal y pastoral. Estoy segura de que San Antonio está maduro para cosechar nuevos líderes y estoy lista para este desafío de discipulado misionero”.

Leave a Reply